"Lo esencial es invisible a los ojos"

(Antoine Saint-Exupéry)